Cuando se empieza a vapear una de las “molestias” más frecuentes son los episodios de tos. Esto es algo bastante habitual por el que han pasado casi todos los vapeadores, y por suerte, con el tiempo y con la práctica termina desapareciendo.

Antes de adentrarnos en las causas, y como evitarlas, tenemos que poner atención en uno de los errores más frecuentes que se comente al empezar a vapear: comprarse un equipo sin asesoramiento y sin tener en cuenta el tipo de calada de cada persona. Es importante este dato para adquirir el kit adecuado, por ejemplo, si una persona es de calada a boca utiliza una resistencia potente, al dar caladas largas creará más golpe de garganta y toserá. A partir de esta consideración, podemos hablar ya de las causas de la tos al vapear.

¿Por qué tosemos al vapear?

La causa más frecuente es porque no se vapea correctamente, los vapeadores principiantes intenta vapear del mismo modo que fumaban y es un gran error, con la calada boca pulmón (la típica de los fumadores), se queda el humo en la boca, se traga y se exhala. La cantidad de vapor que produce el e-cigar es mucho mayor que el humo del tabaco, la garganta no está acostumbra a esta cantidad por lo que, al intentar reproducir este tipo de calada, nos atragantamos con el vapor y en consecuencia, tosemos. Evitarlo es muy sencillo, en el vapeador se deben dar caladas más largas y suaves.

El segundo factor que hay que tener en cuenta también es la entrada del aire, los atomizadores generalmente tienen en la parte inferior una apertura por la que entra el aire, cuándo más cantidad entre por ahí, más saldrá y, en consecuencia, seremos más propensos a toser. Para evitarlo, regula esta pequeña apertura y hazla más pequeña, especialmente los ex fumadores de tabaco tradicional, al cerrarlo se obtiene una calada más dura, más similar al tabaco.

Otro punto importante son las pulsaciones. Si llevas el vapeador a la boca con el botón encendido, llega mucho vapor de golpe, y otra vez aparece la tos. Con el tiempo esto se controla, pero sobre todo al principio, nuestro consejo es que empezar a aspirar y al cabo de unos microsegundos apretar el botón para que la calada sea más suave y la garganta no se encuentre con todo ese vapor de repente.

La elección de los líquidos puede ser también otra de las causas de la tos, los líquidos con nicotina son menos propensos a provocarla porque tienen un golpe de garganta más fuerte, eso hace que seamos más conscientes de la cantidad de vapor antes de expulsarlo. En los líquidos sin nicotina o con sabores refrescantes o mentolados, no es así, no se controla la cantidad de vapor que hay y al expulsarlo es cuando llega la molesta tos.

La potencia también influye en esa sensación de vapor en la garganta de la que estamos hablando, si la potencia es muy suave, perdemos el control de vapor que tenemos en la garganta y aparece la tos, para un buen funcionamiento del vapeador y una experiencia agradable, la potencia tiene que ser la adecuada, ni poca, ni mucha.

Estos problemas con la tos al vapear con el paso del tiempo se van solucionando a medida que controlas el equipo y las técnicas de vapeo. Pero siempre, ante cualquier consulta, pregunta nuestros asesores, ellos te resolverán todas las dudas y te ayudarán a elegir el kit de vapeo perfecto para ti.

error: Content is protected !!