En este blog hemos hablado de los mejores líquidos para vapear, cómo aumentar la batería de tu cigarrillo electrónico y te hemos dados los mejores consejos para usar correctamente tu e-cigar. En esta ocasión nos vamos a centrar en otro aspecto importante también para vapear: los tipos de caladas que existen y cuáles son sus ventajas, e inconvenientes.

Calada a pulmón

Es la más extendida y la mejor para evitar la tos al vaper como te contábamos en este post. Consiste en una calada directa en la que te llevas todo el vapor directamente al pulmón. Es con la que más vapor se genera y también la más placenteras. Entre sus inconvenientes: consume más líquidos, Vapor más caliente, también consume más autonomía de baterías y se diluye más el sabor.

Calada a boca pulmón

Este tipo de caladas es la que suelen utilizar los fumadores, primero retienen el vapor en la boca durante unos instantes y después lo absorben hasta llegar a los pulmones. Entre sus ventajas: notas un sabor más nítido y fiel de los líquidos, los consumos son mínimos y las autonomías de las baterías se alargan más, Por el contrario, tiene un menor golpe de vapor y es más probable que aparezca la incómoda tos.

Calada en boca

Está muy poco extendida. El vapor nunca pasa a la garganta, se queda en la boca y unos segundos después se expulsa. Es la misma forma de fumar de los fumadores de puros.

Lo más importante es que encuentres el tipo de calada que es perfecta para ti y te haga disfrutar del placer del vapeo.

error: Content is protected !!