¿Por qué hay líquidos para dispositivos de vapeo que acortan la vida útil de las resistencias o cabezales?

¿Por qué hay líquidos para dispositivos de vapeo que acortan la vida útil de las resistencias o cabezales?
Entre la gran variedad de e-líquidos que hay en el mercado hay sabores o marcas que «ensucian» las resistencias y el algodón más que otros, acortando su vida útil.

 

¿Cuáles son los motivos? ¿Qué tipos de mezclas son las más problemáticas? ¿Qué están haciendo las empresas que los fabrican para satisfacer las necesidades de los vapeadores?

 

Mucho de los vapeadores que acuden a nuestras tiendas se quedan perplejos ante la advertencia que les hacemos ante un determinado líquido que solo se puede usar con determinados tipos de atomizadores o resistencias regenerables, o que algunas categorías de líquidos «ensucian más que otros el algodón» y provocan una disminución prematura de su duración.
Desde los inicios siempre recomendamos a nuestros clientes, según el tipo de claromizador, atomizador o reparable que utilicen, el tipo de base del líquido y el grado de Glicerina Vegetal y Propilenglicol.
Lo más normal y sencillo es utilizar de base líquida un 50% de Glicerina Vegetal y un 50% de Propilenglicol. La gran mayoría de los líquidos comerciales en formato de 10ml viene en esta relación, pero también los hay con mayor grado de Propilenglicol que son utilizados en claromizadores con poco drenaje de líquido y a poca potencia con aspiración corta.
Por otra parte, también nos encontramos con líquidos con mayor proporción de Glicerina Vegetal y que, al contrario que en el caso de los claromizadores, es aconsejable utilizarlos en Atomizadores o regenerables/reparables con mucho drenaje de líquido y que se utilizan con mayor potencia para dar aspiraciones más profundas a pulmón.
No tener en cuenta el tipo de base de e-liquido utilizada, puede provocar la disminución de la vida útil del cabezal o resistencia.
En el mercado hay atomizadores que utilizan resistencias comerciales desechables y otros que son reparables, que el mismo usuario puede construir utilizando el material apropiado.
En ambos casos el funcionamiento es el mismo: la resistencia se calienta eléctricamente y el calor evapora el líquido en contacto con su superficie. Pero como siempre sucede cuando un líquido se evapora, los residuos sólidos que se depositan en la superficie de calentamiento no se crean de la nada: ya están contenidos en el líquido antes de la evaporación; y en su mayor parte no son «impurezas» o elementos extraños, sino moléculas aromáticas que forman parte integral del líquido y son directamente responsables del sabor que percibimos al vapear.
Cuando la bobina se calienta, las partículas líquidas en contacto con el metal se evaporan, formando un vapor que es inhalado por el usuario; pero, de hecho, lo que comúnmente llamamos «vapor» es en realidad un «aerosol», es decir, un vapor que lleva consigo, en suspensión, micropartículas de moléculas aromáticas sólidas y líquidas no evaporadas. Parte de estas moléculas aromáticas sólidas, en lugar de ser incorporadas por el vapor inhalado, a medida que el líquido se evapora, disparo tras disparo, la resistencia se va cubriendo gradualmente de residuos, hasta que ya no es capaz de calentar el líquido correctamente.
La comparación con la piedra caliza contenida en el agua es útil: la resistencia de una lavadora, por ejemplo, se cubre con residuos de cal con el uso, que la hacen progresivamente menos eficiente, hasta el punto de dañarla irreparablemente; y lo mismo sucede con las bobinas de nuestros vaporizadores personales.
Pero, ¿por qué solo algunos líquidos tienen un impacto tan significativo en la funcionalidad de las bobinas y necesitan atomizadores más elaborados, mientras que otros son más fácilmente tolerados incluso por atomizadores económicos o estructuralmente más simples?
Primero se debe considerar si el líquido se vaporiza desde el pulmón “aspiración profunda” o a la mejilla “aspiración corta”. Para la aspiración profunda a pulmón el vaper requiere mayor potencia eléctrica, una mayor superficie radiante y, sobre todo, un mayor drenaje de líquido: con una sola bocanada pulmonar, se evapora de cuatro a cinco veces más líquido, en comparación con una sola aspiración corta en la mejilla.
Ya este elemento nos hace entender que, hipotéticamente, si vaporizamos el mismo líquido a pulmón con aspiración larga en lugar de la mejilla con aspiración corta, al final del día nuestra resistencia estaría cubierta con una cantidad de residuos de cuatro a cinco veces mayor. La temperatura del vaporizador, como se mencionó, también es relevante: si el metal de la resistencia debe alcanzar temperaturas más altas porque debe poder evaporar rápidamente una mayor cantidad de líquido, como ocurre en el vaporizador de aspiración profunda, la cantidad de residuos aromáticos sólidos que se fijan en la superficie radiante es mayor.
Finalmente, y quizás este sea el elemento en torno al cual más dudas surgen, conviene considerar que los líquidos no son todos iguales, ya que algunos son intrínsecamente menos tolerados por las bobinas; se trata de líquidos que contienen una mayor cantidad de moléculas aromáticas sólidas, a veces de tales dimensiones que difícilmente pueden ser transportadas por el vapor que sale del atomizador para ser inhalado.
Los llamados «líquidos orgánicos» entran en esta categoría de líquidos, que tras varios procesos para extraer moléculas aromáticas del producto natural como el café, hoja de tabaco, cbd y otros, y para garantizar al usuario la percepción verdadera del sabor, contienen una gran cantidad de moléculas aromáticas grandes y complejas.
Estas moléculas permanecen en parte en suspensión en el aerosol inhalado por el usuario, pero una parte significativa permanece en contacto con la resistencia, cubriéndola en poco tiempo con una pasta sólida impenetrable que imposibilita cualquier vaporización posterior. Las mismas moléculas a menudo hacen que el material absorbente (algodón, cerámica, malla u otro) sea ineficaz, dificultando el transporte del líquido a la bobina, con el efecto final de sentir un «sabor a quemado» al succionar.
Dado que una amplia gama de consumidores aman los extractos de tabaco, pero no todos son capaces de regenerar las bobinas, los fabricantes han hecho un esfuerzo considerable para encontrar un equilibrio en el rendimiento aromático del líquido con su tolerancia por parte de las resistencias.
En tiempos más recientes se han desarrollado técnicas de extracción aromática en frío y técnicas de extracción lenta que han permitido obtener e-líquidos con un sabor realmente a tabaco, pero a la vez respetuosos con las bobinas, hasta el punto de que estos líquidos también pueden vapearse con sistemas de cabezales no regenerables, o incluso con pequeños «pod-mods», sin que la resistencia esté sujeta a un deterioro particularmente acelerado.

Una segunda categoría de líquidos que normalmente dificultan las resistencias no reparables son los líquidos cremosos y dulces.
La mal llamada «caramelización» de las bobinas es producto de la alta aromatización de líquidos cremosos, que tienen como característica una estructura aromática muy compleja y estratificada, que requiere el uso conjunto de numerosos ingredientes básicos, algunos de los cuales son también extraídos de forma natural.
En consecuencia, este líquido que en su un mayor porcentaje está formado por partículas sólidas, aunque de tamaño microscópico, provoca depósitos y cristalizaciones de forma más acelerada en la superficie del elemento calefactor o bobina. Para este tipo de líquidos, recomendamos atomizadores con cabezales o resistencias no regenerables, posiblemente también desechables.

Una última categoría de líquidos que merece atención, por sus efectos sobre las bobinas, son los llamados líquidos malasios, es decir, líquidos afrutados con sabor glacial o molécula de hielo, originarios de producción malaya, pero que ahora también se producen comúnmente en Europa.
Estos líquidos se caracterizan, al igual que los cremosos, por una alta aromatización y por el hecho de ser esencialmente vaporizados a pulmón: dos elementos que, como hemos visto, generalmente producen residuos rápidos y consistentes en las resistencias.
Sin embargo, los «malasios» siempre han sido bastante respetuosos con las bobinas y tienden a dejar pocos residuos. Esto se debe a que su estructura aromática es bastante simple, caracterizándose por un componente afrutado enriquecido por esa molécula de hielo. La sensación de frío se produce gracias a moléculas sintéticas altamente volátiles que prácticamente no liberan ningún residuo sólido, sino que son captadas por el vapor inhalado sin provocar ninguna consecuencia en la resistencia. El componente afrutado, por su parte, se obtiene mediante el uso de aromas totalmente sintéticos o artificiales, no extraídos materialmente de la fruta: de hecho, a diferencia de los extractos de tabaco, los aromas frutales se pueden recrear más fácilmente en el laboratorio, obteniendo moléculas aromáticas prácticamente indistinguibles de un extracto natural.
Las moléculas aromáticas sintéticas, al estar libres de origen de componentes extraños, depositan pocos residuos en las bobinas y, por tanto, permiten un uso prolongado de los cabezales y resistencias.

En conclusión, en la actualidad los vapeadores que utilizan resistencias comerciales en sus equipos ya no se ven limitados, como hace unos años, al uso de líquidos específicos. Determinadas mezclas de tabacos orgánicos o con alto porcentaje de glicerina vegetal se siguen recomendando para usuarios más expertos, pero en su mayoría, los líquidos que se venden actualmente pueden ser utilizados en cualquier atomizador y en cualquier tipo de dispositivo de vapeo; y si algunos líquidos acortan ligeramente la vida útil de la resistencia, la sustitución de los cabezales no es tan frecuente como para desestimar el uso de atomizadores no reparables.

Partes de este post son propiedad de Stefano Caldarone

Imagenes de Pixabay

SpanishEnglishGermanFrench
error: Este contenido está protegido
Ir arriba
Abrir chat