Ventajas del vapeo ante otros métodos para dejar de fumar.

Ventajas del vapeo ante otros métodos para dejar de fumar.

El Servicio Público de Salud de Inglaterra (PHE) reveló en un estudio reciente que el cigarrillo electrónico como herramienta para dejar de fumar es el que mejor resultados ha dado en los años 2019 y 2020, con unas tasas de un 59,7% y un 74% respectivamente, mostrando así, su éxito como terapia para reemplazar a la nicotina.

El vapeo en el Reino Unido ha resultado ser la ayuda más popular (27,2%) utilizada entre los fumadores en 2020 para dejar de fumar, superando a otros productos para sustituir la nicotina como los parches o los chicles, utilizados por el 18,2% de los fumadores. El vapeo también superó a los medicamentos de prescripción médica, método usado por apenas un 4,4% de los fumadores. Todo esto se desprende del informe realizado por los investigadores del King’s College de Londres.

En este informe también se puede apreciar el aumento del número de personas que abandonan el tabaco a medida que aumenta el uso de los cigarrillos electrónicos. Se estima que en 2017, más de 50.000 fumadores que consiguieron dejar el tabaco gracias a productos de vapeo habrían seguido fumando de no ser por estos productos.

Alrededor de un 4,8% de los jóvenes de entre 11 a 18 años, en su mayoría fumadores o ex fumadores, declararon vapear al menos una vez al mes. Tan solo el 0,8% de los jóvenes que nunca habían fumado vapean actualmente. En marzo del 2020, el porcentaje de prevalencia del tabaco en los jóvenes fue del 6,7%, una cifra similar a la del 2019 que fue de un 6,3%. Aunque la ley británica prohíbe la venta de productos para fumar y vapear a menores de edad, se producen infracciones de la edad de venta y algunos jóvenes menores de edad consiguen obtener este tipo de productos.

Al igual que en años anteriores, aproximadamente un 6% de los adultos son vapeadores, es decir, lo que equivale a cerca de 2,7 millones de vapeadores adultos en Inglaterra. Las personas que eligen el vapeo en Inglaterra son, en su mayoría, fumadores (entre el 17,5% y el 20,1%) seguidos por los ex fumadores (alrededor del 11%) y en último lugar el vapeo es elegido por un número menor de personas que son las que nunca han fumado (entre el 0,3 y 0,6 %). Además es notable la disminución desde el 2012 de los “usuarios duales”, es decir, los vapeadores que también fuman.

Es preocupante, según advierte el Servicio de Salud inglés, el crecimiento de la percepción errónea del riesgo del vapeo en comparación con el del tabaquismo. En el 2020 el 38% de los fumadores creía que el vapeo era más perjudicial. Sin embargo, los estudios de los expertos del Reino Unido y de Estados Unidos indican lo contrario, estos informes concluyen que el uso de productos de vapeo con nicotina regulada es mucho menos perjudicial que fumar.

El vapeo ayuda alrededor de 50.000 fumadores a dejar de fumar al año, demostrando así su éxito como producto para dejar el tabaco. Podrían haber sido muchos más de no ser por el temor de los fumadores a los posibles riesgos de este tipo de productos. Aunque el vapeo no está exento de riesgos y no es aconsejable su uso para personas que nunca han fumado, especialmente jóvenes, es mucho menos perjudicial que el tabaquismo. No hay que olvidar que el tabaquismo sigue siendo la principal causa prevenible de muerte prematura y enfermedad, matando alrededor de 75.000 personas en Inglaterra en el 2019. Así lo explica el profesor John Newton, director del departamento de Mejoramiento de la Salud del PHE.

Michelle Mitchell, la directora ejecutiva de Cancer Research UK, agregó que, aunque los efectos a largo plazo de los cigarrillos electrónicos son desconocidos, los daños a largo plazo del tabaco son indiscutibles.

La revisión completa de la evidencia sobre la seguridad del vapeo será publicada el próximo año 2022 por el Servicio de Salud inglés.

Redactor: Nicolás Gandulla Samartiano

Imagen de Ethan Parsa en Pixabay

SpanishEnglishGermanFrench
error: Este contenido está protegido
Ir arriba
Abrir chat