¿Quién inventó el vaper?

¿Quién inventó el vaper?

¿Alguna vez te has preguntado quién inventó el vaper? Los medios de comunicación, a veces, no dan informaciones exactas y es probable que intencionadamente por intereses de empresas que están en contra del vapeo no obtengas la respuesta correcta. De hecho, es una historia que puede que se remonte allá por el 1903, según los Franceses, pero hay otros inventores, Italianos o Americanos que dicen ser los primeros.

 

¿Fueron las empresas tabacaleras?

Es común que los activistas contra el vapeo y sus periodistas amistosos insinúen, o afirmen abiertamente, que los cigarrillos electrónicos fueron inventados por las compañías tabacaleras para enganchar a los jóvenes con la nicotina y hacer que compren cigarrillos. Cualquier discusión sobre e-líquidos con sabor generalmente termina repitiendo este argumento también. La verdad es que las empresas tabacaleras no tuvieron absolutamente nada que ver con la invención del dispositivo, mal llamado cigarrillo electrónico. De hecho, durante años los ignoraron o apoyaron los esfuerzos para prohibirlos y como no han podido con él, en los últimos años han introducido sus propios modelos. La realidad es que los vaporizadores fueron inventados por personas que querían dejar de fumar y el objetivo era que los fumadores abandonen por completo el tabaco. Entonces, ¿quiénes fueron los inventores?

Primeros pasos

En 1903, el farmacéutico parisino Henry Ferré tiene la idea de crear un objeto revolucionario. Su inhalador tubular funciona gracias a una mezcla de varias sustancias químicas que producen un vapor blanco. Para generar este vapor, Henry Ferré utiliza una mezcla de ácido clorhídrico, una solución acuosa de carbonato de amonio y alcohol poliatómico. Para el farmacéutico, no hay duda. Su invento era inofensivo.

En 1909, Ignazio Bucceri presenta un objeto tubular que tiene la apariencia de un cigarro. La patente introduce el revolucionario producto como un inhalador que produce vapor con el sabor del humo del cigarro. El producto se presenta el 23 de diciembre de 1909 y es patentado el 28 de junio de 1910.
La patente del inhalador de “puros” por Ignazio Bucceri

En su patente, encontramos una presentación completa del inventor: “Por favor, sepa que yo, Ignazio Bucceri, súbdito del Rey de Italia y residente de Brooklyn, Kings County, Nueva York, he inventado algunas mejoras nuevas y útiles con respecto a los inhaladores, de las cuales aquí hay una especificación. Mi invento se refiere a inhaladores tubulares que pueden mantenerse en la boca.

En 1927 se inventó el primer “vaporizador eléctrico” para una patente y fue publicado en 1930 por un caballero llamado Joseph Robinson. La idea era crear un dispositivo fácil de usar para vaporizar compuestos medicinales en lugar de quemarlos. Aunque este dispositivo no se inventó como una alternativa al tabaco hecha específicamente para la nicotina, los componentes principales del diseño son similares a lo que vemos hoy en los vaporizadores personales modernos. El producto nunca llegó al mercado y no sabemos si alguna vez se ha fabricado un prototipo. Sin embargo, es importante pensar en el concepto de vaporización en lugar de quemar y en especial en esa época y con la tecnología disponible en ese momento de nuestra historia.

 

En diciembre de 1944, Marvin L. Folkman presenta un sustituto de cigarrillos. Su creación es clara, habla de un agente volátil liberado por el flujo de aire de una inhalación para crear un sustituto de los cigarrillos de tabaco.
Patente de Marvin L. Folkman en 1948

En su patente validada el 20 de julio de 1948, se trata de un verdadero sustituto del cigarrillo y sobre todo del nocivo humo del tabaco.

El 21 de febrero de 1956, el inventor estadounidense Frank Bartolomeo lanzó su creación: un “Dispositivo de fumar con una cápsula que contiene los aromas y el humo del tabaco. Su patente validada el 18 de noviembre de 1958.

En 1963, Herbert A. Gilbert solicitó una patente para su “cigarrillo sin tabaco sin humo”, y la patente fue concedida en 1965. El invento de Gilbert no contenía nicotina, pero producía un vapor aromatizado que supuestamente reemplazaba al humo del tabaco. Gilbert llegó a fabricar prototipos del Herbert A. Gilbertdispositivo, pero no hubo ningún interés comercial real. Los médicos recién habían comenzado a advertir sobre los peligros de fumar; en 1963, aproximadamente el 44% de las mujeres estadounidenses y más de la mitad de los hombres estadounidenses fumaban. Nadie estaba preocupado por los riesgos para la salud, por lo que nadie buscaba una alternativa más segura. También hubo algunos desafíos técnicos. El diseño de Gilbert se basó en la energía de la batería, pero la tecnología de la batería a principios de la década de 1960 estaba muy por detrás de lo que está ahora. Las baterías recargables eran caras y generalmente pesadas; Las baterías convencionales tampoco eran baratas y tenían un almacenamiento de energía limitado. El primer cigarrillo electrónico se adelantó a su tiempo tanto social como tecnológicamente, y después de que se concediera la patente de Gilbert, el concepto se hundió en la oscuridad durante casi 40 años.

 

En 1970, el diseñador de microprocesadores esenciales para nuestras computadoras Phil Ray le tienen que hacer una operación y los médicos le obligan a poner fin a su gran consumo de tabaco. Le pregunta a su médico, el Dr. Norman Jacobson, si hay una alternativa rápida y efectiva a los cigarrillos. Los dos llegaron a la conclusión que faltaba algo en el mercado y decidieron desarrollar un cigarrillo no combustible en 1980 que llamaron Favor.

Este producto permite la evaporación de la nicotina. Es el primer producto supuestamente derivado del vape que se comercializa. Pero de nuevo, es un fracaso. El dúo también culpa a la industria tabacalera, que ha actuado como baluarte contra su marketing. Es bueno tener en cuenta que este producto no era electrónico y no generó ningún vapor, lo que probablemente sea la razón de la amarga falla.

 

El gran avance

Mito o realidad? Difícil de decir cuál es el verdadero papel del francés Stephane Marc Vlachos. En 2001, el estudiante de informática presentó su invento: una batería de Litio que calienta una resistencia rodeada de un algodón, accionada por un botón, el líquido utilizado está compuesto de glicerina vegetal. Siendo su invento esencialmente basado en el trabajo de Herbert A. Gilbert y Joseph Robinson, el francés nunca logró que se reconociera su invento.

Según algunas fuentes, la patente aún está pendiente de reconocimiento por OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual). Sin embargo, parece ser el primero en usar una batería y una mecha o taco para retener líquido. Un archivo de Wikipedia quien se lo dedicó a él especifica en 2013 que Stéphane Marc Vlachos habría tenido su invención robada por una mujer china.

Para muchas referencias francesas, Stephane Marc Vlachos es sin duda el inventor del cigarrillo electrónico moderno, pero sigue siendo difícil encontrar pruebas fiables y definitivas de esta paternidad.

En 2001, sin embargo, volvió a aparecer. Hon Lik era un farmacéutico y experto en medicina tradicional china que trabajaba en un laboratorio de investigación agrícola. Su padre había muerto recientemente de cáncer de oreja y Hon, un fumador empedernido, decidió que era hora de dejar el hábito. Como hace mucha gente, probó los parches de nicotina, pero descubrió que en realidad ese método no funcionaba muy bien. Afortunadamente para Hon, tenía las habilidades y los recursos para intentar algo más. Hon comenzó a experimentar con un sistema de vaporización, probando varios líquidos para encontrar uno que pudiera replicar la sensación de inhalar humo de tabaco. Finalmente, se decidió por el propilenglicol, un aditivo alimentario común. No es tóxico, crea un vapor satisfactorio y es un buen solvente para la nicotina y los aromatizantes que, junto con la glicerina vegetal, sigue siendo uno de los ingredientes principales del e-líquido. Mientras buscaba líquidos, Hon estaba usando un gran sistema construido en una consola. El siguiente paso fue convertirlo en algo que la gente realmente pudiera usar. Una gran ventaja que tenía y que Herbert A Gilbert se perdió eran las baterías asequibles de alta capacidad. Las baterías de iones de litio modernas, como se usan en teléfonos, iPods y ordenadores portátiles, pueden almacenar suficiente energía para hacer funcionar un cigarrillo electrónico durante horas. Los primeros diseños de Hon usaban un emisor ultrasónico; un chorro de líquido presurizado se convertiría en una neblina de gotitas finas por las vibraciones de muy alta frecuencia. Él patentó este diseño en 2003. Sin embargo, cuando se lanzó el primer producto comercial en 2004, no utilizó el sistema de ultrasonido. En cambio, Hon cambió por un atomizador utilizando una bobina calentada, usando el mismo principio que el diseño original de Gilbert. Todos los vaporizadores posteriores han utilizado este sistema innovador.

Su patente fue presentada en 2004

¿Dónde estamos hoy?

Hon Lik y Herbert A Gilbert comparten el mérito del diseño básico del dispositivo de vaporizador moderno, pero muchos otros inventos se han incorporado a los productos que podemos comprar hoy. Por ejemplo, dos vapers británicos, Umer y Tariq Sheikh, mejoraron el diseño básico de tres piezas al combinar el cartucho y el atomizador en un cartomizador. Otros dos británicos, Matt y Ted Rogers, desarrollaron el primer “mod”. Desde entonces se han probado docenas de mejoras, muchas de ellas por aficionados y algunas se han convertido en algo habitual. Los dos inventores que desarrollaron el concepto y lo convirtieron en un producto real nos dieron una gran base sobre la cual construir; por eso los equipos modernos de vapeo son tan buenos. Y, por supuesto, lo hicieron todo sin la ayuda de la industria tabacalera.

La próxima vez que alguien diga que los cigarrillos electrónicos son una trama de las grandes tabacaleras, puede explicarles por qué están equivocados.

 

Toda la información de este post corresponden y son autoría de las siguientes fuentes:
VapingPost 
RuthlessVapor
Vapoteurs

SpanishEnglishGermanFrench
error: Este contenido está protegido
Ir arriba
Abrir chat